Los suelos de madera con frecuencia son delicados de mantener, se manchan con facilidad y, si no los tratas con los productos adecuados, tienden a estropearse y a dar un mal aspecto a tu hogar. Es por ello que este tipo de suelos requieren de un cuidado regular y en el que intervengan productos para madera específicos.

Hoy en día son muchas las marcas que fabrican todo tipo de aceites y bálsamos, y en cuyas etiquetas se explica que son sustancias químicas especialmente tratadas para su aplicación sobre la madera de tu hogar. Sin embargo, la mayor parte de todos estos productos son muy agresivos tanto con el suelo de la casa como con el medio ambiente, puesto que se trata de sustancias puramente químicas y elaboradas en un laboratorio. Por si fuera poco, además, estos limpiadores tienden a dejar una gran cantidad de residuos tras su aplicación, lo que obliga a limpiar la zona con mayor frecuencia y puede causar problemas de suelos pegajosos o excesivamente resbaladizos.

Los productos de Ecogreenlan, en cambio, destacan por su elaboración totalmente ecológica. Son múltiples los esmaltes, limpiadores y fondos protectores que se ofrecen con materiales 100% ecológicos, y que a su vez han sido testados para verificar que no emiten gases residuales con capacidad para contaminar gravemente el medio ambiente. Por otra parte, además, desde Ecogrenlan se potencia el uso de aislantes y de pinturas naturales orientadas a mejorar la eficiencia energética del hogar, haciendo que tus suelos de madera no solo se mantengan en perfecto estado, sino que también mejoren la climatización interna del hogar.

Independientemente de los limpiadores que utilices, otro consejo que también resulta útil a la hora de mantener los suelos de madera es pasarles una mopa en vez de la escoba o la fregona: la primera puede arañar el suelo, mientras que la humedad de la segunda dará lugar a la deformación e hinchazón del material. Ante todo, es importante evitar el uso de ceras, siliconas y abrillantadores que no se dan a conocer explícitamente como productos para madera.

Finalmente, es una buena idea poner una alfombra en el suelo de la entrada al hogar, puesto que es la zona donde se acumula todo el polvo y suciedad que proviene de la calle. La colocación de una alfombra actuará a modo de barrera y desgastará menos el suelo. También se recomienda poner protectores a las patas de las sillas y de las mesas, de manera que al moverse no arañen la superficie de madera.